lunes, 17 de octubre de 2011

EL MARINER I


El 22 de julio de 1.962, el cohete espacial estadounidense Mariner I, que viajaba rumbo a Venus, hubo de ser destruido desde tierra al mostrar un desvío incorregible en su rumbo. Inmediatamente se abrió una investigación que llegó a la conclusión de que este desvío se había devido a un error en la programación de los ordenadores de a bordo, consistente en la omisión de un guión ortográfico en su programa de vuelo. Esta nimia omisión se calcula que supuso unos 18,5 millones de dólares de la época.

3 comentarios:

  1. jaja, siempr hubo manazas con los ordenadores.

    ResponderEliminar
  2. Aquí se puede aplicar muy bien el refrán (“Por un clavo se perdió un reino…”)

    ResponderEliminar