martes, 13 de marzo de 2012

LA MALDICIÓN DEL PORSCHE DE DEAN


El Porsche al volante del cual encontró la muerte James Dean en 1.955. Siempre trajo desgracias a sus propietarios, empezando por George Harris, gran admirador de Dean, Cuyas piernas quedaron destrozadas en el mismo instante en que dirigía las operaciones de recuperación de los restos del vehículo con la ayuda de una grúa.Un aficionado a los coches de carreras, adquirió el motor, adaptándolo a su coche y se mató acto seguido en una carrera. Otro aficionado corrió la misma suerte tras adquirir el sistema de dirección. Las piezas restantes fueron cargadas en un camión que volcó en una curva matando al conductor del vehículo. Para terminar, un piloto de carreas adquirió dos neumáticos del Porsche, que estallaron al unísono en su coche. Falleciendo el piloto en el acto.

2 comentarios:

  1. ¿Es posible? Parece demasiado. Es para creer que realmente ese Porsche estaba endiablado.

    ResponderEliminar