jueves, 21 de noviembre de 2013

LA TORRE DE LA GIRALDA.


La torre, debido a su compleja historia, está constituida por varios cuerpos aunque perfectamente imbricados, mostrando un ejemplo perfecto de la riqueza del crisol de culturas existente en la ciudad. Para la construcción del cuerpo musulmán, tal y como se puede apreciar en su base, se emplearon los restos de algunos edificios y sillerías de la Hispalis romana, pudiéndose encontrar en ellos varios epígrafes en Latín.

En el remate superior de estilo renacentista llevado a cabo por Hernán Ruiz II, entre 1566 y 1568 se distinguen las siguientes partes:

En primer lugar se encuentra el cuerpo de campanas, levantado entre 1560 y 1562, está rematado con la llamada terraza de las azucenas, por las cuatro jarras de azucenas colocadas originalmente en 1751 y rehechas en bronce por el orfebre Fernando Marmolejo Camargo durante la restauración de 1981.

Por encima se encuentra el cuerpo del reloj, cuyo original fue encargado a Fray José Cordero en 1765.

Cuerpo del pozo, en cuyo friso figura una inscripción bíblica que recorre las cuatro caras de la torre y dice "TURRIS FORTISSIMA NOMEN DNI PROVERB. 18", colgando en su interior la campana más antigua de la torre, la de San Miguel de las Victorias, que da las horas del reloj.

Cuerpo de las estrellas, que es el primero de los de carácter circular. Cuerpo de las carambolas, llamado así por los remates pétreos en forma esférica.

Penacho.

Esfera de bronce sobre la que se asienta la escultura de la veleta, es conocida con el nombre de la tinaja, tiene 1,45 metros de diámetro.

La veleta que representa la victoria de la Fe cristiana, conocida como Giraldillo, fue realizada entre 1566 y 1568, terminándose de colocar el 13 de agosto de este año. La estatua fue fundida en bronce por Bartolomé Morel.

La parte del primitivo alminar mide casi 51 m de altura y el total de la torre, con el remate superior cristiano, 98,5 m, y 104,1 m de altura con el Giraldillo.

La figura del Giraldillo tiene más de cuatro metros de altura, siete contando el pedestal, y pesa 1.015 kg. El lábaro que señala la dirección del viento pesa 180 kg, y la palma, de dos metros, 91 kg. La torre de la Giralda tiene 35 rampas lo suficientemente anchas como para permitir que el encargado de convocar a la población a la oración pudiera subir por ellas montado a caballo y un tramo final de 17 escalones para acceder al nivel de campanas que es la zona visitable de la misma. Una copia de la escultura del Giraldillo se conserva a la entrada de la puerta de San Cristóbal o del príncipe, en la Catedral.

Fuente visitada Wikipedia.

1 comentario:

  1. Lo volveré a leer cuando valla a Sevilla, es muy interesante.

    ResponderEliminar