lunes, 8 de noviembre de 2010

LAS PELUCAS DEL S. XVIII

Las pelucas en el siglo XVIII. Dentro de su falsedad, tuvieron un efecto positivo para la higiene, ya que permitían llevar la cabeza siempre limpia de parásitos (se mandaba a limpiar sin que su dueño tuviese que abandonar su cuarto). Pero su principal misión era el énfasis social que proporcionaba a sus poseedores; especialmente a las damas que, en la Francia prerrevolucionaria, llegaron a llevarlas de tal altura que a veces, camino del baile de corte, tenían que ir arrodilladas en el suelo de la carroza para que la peluca no tocase el techo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada