domingo, 4 de septiembre de 2011

CATALINA DE MÉDICI


Hija de Lorenzo II de Médici (1492–1519), duque de Urbino, y de Magdalena de la Tour Auvergne (1495–1519), condesa de Auvernia (1501–1519).

En 1533 Catalina se casó con el rey Enrique II de Francia, segundo hijo del tambien rey, Francisco I de Francia, y de Claudia de Francia, Duquesa de Bretaña, el cual era el heredero al morir su hermano mayor el Principe Francisco. De la extraña muerte de este se habló de que incluso fuera envenenado por Catalina.
Durante el reinado de Enrique II no ejerció ninguna actividad política, viviendo casi a la sombra de Diana de Poitiers, amante de su marido.

Tras la muerte de Enrique II y de Francisco II, que reinó un corto período, durante el cual siguió ejerciendo el poder la Casa de Guisa, Carlos IX asciende al trono y Catalina de Médicis es proclamada regente. Su verdadero poder político se reveló entonces sin ninguna clase de limitaciones y continuará ejerciéndolo durante el reinado de su último hijo, Enrique III.

Catalina de Médici impuso en la corte el uso del corsé para conseguir una "cintura de avispa", así como los calzones para las damas que montaban a caballo; ella introdujo en Francia la forma de montar en amazone (montar a lo amazona).
Catalina era una verdadera Médici, con gran gusto por las artes y amor por el lujo y la fastuosidad; sus banquetes en el Palacio Real de Fontainebleau, en 1564, se hicieron famosos por su suntuosidad. Era asimismo versada en arquitectura, y Philibert de L'Orme narra que debatía con él los planos y la decoración de su Palacio de las Tullerías, para el cual dispuso la construcción del jardín de las Tullerías, que es la única parte del palacio que ha sobrevivido hasta nuestros días.
Como anécdota se dice que utilizaba el tabaco para curar sus jaquecas. Asimismo era una gran admiradora y protectora de Michel de Notredame (Nostradamus).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada