lunes, 3 de enero de 2011

ARQUÍMEDES

Se dice que, en el año 214 a.C., el matemático e inventor griego Arquímedes logró detener las tropas romanas quemando sus barcos-que habían atracado en el puerto de Siracusa-gracias a la energía solar. Supuestamente, Arquímedes habría colocado un gigantesco espejo cóncavo que centraba los rayos solares y lo había dirigido hacia los barcos romanos, que al parecer tardaron poco en arder. No obstante, como el ingeniero griego Ioannis Sakkas desconfiaba de las crónicas, en 1.973 decidió hacer una prueba ilustrativa. En lugar de un único espejo, como sin duda hiciera también Arquímedes, se valió de 70 espejos lisos de bronce cuyas medidas eran de un metro de alto por 1,5 metros de ancho, y, acto seguido, tomó posiciones con 70 marineros en la playa. Siguiendo las indicaciones de Sakka, éstos orientaron los espejos hacia el sol, de tal manera que un bote situado a unos 50 metros de distancia empezó a quemarse rápidamente.
Arquímedes pudo haber empleado en vez de espejos de bronce los escudos de los soldados griegos, en cualquier caso, el experimento funciona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada