viernes, 7 de enero de 2011

VERSALLES


En Versalles, durante el reinado de Luis XIV, se consideraba rudo llamar a la puerta con los nudillos. En lugar de eso, se rascaba la madera con el dedo meñique de la mano izquierda, y con este propósito los cortesanos se dejaban crecer especialmente la uña de ese dedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada