domingo, 30 de enero de 2011

ROSSINI


El compositor Gioacchino Rossini, célebre por su afición al lujo y la vida ligera, pasó en Nápoles una temporada como huésped del empresario Barbaia, quien después del fracaso en Roma con El Barbero de Sevilla (1816), volvió a confiar en él para una nueva ópera. Después de los seis meses pactados con el compositor, el empresario, harto de verlo zanganear a expensas de su dinero, decide encerrar a Rossini en una habitación con el propósito de no dejarle salir hasta después de componer algo. En sólo un día el compositor entregó desde una ventana la genial Obertura del Otello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada