sábado, 12 de febrero de 2011

VALOR DE LOS DIAMANTES


Un diamante químicamente puro y cristalográficamente perfecto es perfectamente transparente, sin ningún matiz ni color. Sin embargo, en realidad casi ningún diamante natural es absolutamente perfecto. El color de un diamante puede verse afectado por la presencia de impurezas químicas o defectos estructurales de la red cristalina. Dependiendo del tono y la intensidad, un determinado color puede aumentar o disminuir el valor de dicho diamante.

Por ejemplo, la gran parte de los diamantes transparentes son más baratos si presentan tonalidades amarillas, mientras que los diamantes rosas o azules (como el Hope) pueden ser notablemente más caros que sus homólogos transparentes. De todos los colores, los rojos son los más raros y valiosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada