domingo, 20 de febrero de 2011

MARFIL


Tanto los griegos como los hebreos y los egipcios emplearon el marfil como adorno en la decoración de salas, muebles y templos. Salomón tenía un trono de marfil incrustado de oro y en los museos arqueológicos se admiran gran número de objetos hechos con este material perteneciente a las más remotas civilizaciones. El uso del marfil en las estatuas que en Grecia se produjeron prueba lo que abundaba en aquella época. Con él, Fidias hizo las famosas estatuas gigantescas de Minerva en el Partenón y de Júpiter, las cuales medían 12 y 19 metros de altura respectivamente. En estas esculturas se empleaba el marfil para representar aquellas partes del cuerpo que no cubrían los vestidos. Los romanos emplearon también esta materia para la escultura y la decoración. El arte bizantino hizo mucho uso del marfil, así las puertas del templo de Santa Sofía en Constantinopla estaban adornadas con bajorrelieves de esa materia. Los antiguos utilizaron el marfil para sus escritos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada