domingo, 17 de octubre de 2010

LA MARQUESA DE POMPADOUR

Varias leyendas rodean el personaje de la marquesa de Pompadour. Se dice que tenía una verdadera pasión por la sopa de trufas y apio bañados en tazas de chocolate ambarino «calentando los espíritus y las pasiones». Además propició el consumo del champán el cual decía que aumentaba su belleza. Se dice que la copa de champán fue modelada sobre el pecho perfecto de la marquesa. En un ámbito diferente, Madame de Pompadour, tratando de consolar el rey después de la derrota de Rossbach, hizo esta observación famosa: «Au reste, après nous, le déluge.» («Por lo demás...después de nosotros, que caiga el Diluvio...»).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada