miércoles, 4 de mayo de 2011

MARIQUITA PÉREZ


Mariquita Pérez es una muñeca española ideada por Doña Leonor Coello de Portugal en 1938. Fue la muñeca más célebre de las décadas de los cuarenta y cincuenta, aunque su producción se mantuvo hasta 1976. Está considerada como la mejor muñeca que se ha fabricado en España y está entre las mejores de Europa de su época por su fabricación artesanal, calidad de los materiales empleados y la riqueza de vestuario y complementos.

Fenómeno social: años 40 y 50
La fiesta de inauguración de la primera tienda Mariquita Pérez, en donde se presentó a la muñeca en sociedad, se celebró el 11 de noviembre de 1940 en un pequeño local ubicado en un primer piso y sin escaparate, en la Avenida del Generalísimo número 12, actual Paseo de la Castellana, llegando a ser todo un acontecimiento social en el Madrid de la posguerra.
El primer modelo, fabricado en 1940, estaba hecho de cartón piedra, tanto la cabeza como el cuerpo, a base de una mezcla de escayola, polvos de talco y pegamento que, una vez seca, se le daba forma con una lija. Tenía peluca de cabello natural, ojos de cristal fijo con cejas y pestañas superiores pintadas a trazo y boca cerrada. En cuanto al vestuario, llevaba un vestido de vichy de rayas rojas y blancas, dos lazos para el pelo del mismo tejido, zapatillas “topolino” de esparto a juego y ropa interior, este conjunto recibió el nombre de Mi Delantal. Precisamente las rayas rojas y blancas se convirtieron en emblema de la casa, desde las cajas en las que se vendía hasta el interior de los baúles donde se guardaban la muñeca y su exclusivo guardarropa.

Entre 1941 y 1942 salieron al mercado nuevos modelos, todavía fabricados en Onil por Santiago Molina, con algunas modificaciones: los ojos eran durmientes y las cejas y las pestañas inferiores estaban pintadas a trazo, mientras que las superiores eran naturales; la boca la tenía abierta y mostraba los dos incisivos centrales o paletas. En esta época aparecieron también las muñecas andadoras y articuladas. La muñeca ascendía ya a 110 pesetas de 1942.

En 1943, Mariquita Pérez, ya fabricada en Madrid por Florido, volvió a cambiar; se hizo más morena al mejorar la calidad del baño de pintura que se daba al cartón piedra para simular el color de la piel, que se llama al duco; se rebajó el colorete de las mejillas y el cabello se peinó a la moda con el bucletón: un bucle en la parte delantera a modo de flequillo, otros dos horizontales, más pequeños, a ambos lados de la cara y uno más grande en la nuca. Hay otros cambios más sutiles como las cejas trazadas con aerógrafo.

En 1953 se produjo un nuevo cambio en la muñeca: el cuerpo se estilizó, se le pusieron los ojos de fibra artificial, el cabello se peinó a lo garçon, con melena corta, la piel era más sonrosada y la expresión de la cara se suavizó. A partir de esta etapa, las muñecas fabricadas en los talleres de la calle Núñez de Balboa llevaban su nombre grabado con letras rojas en la espalda. Son las muñecas confeccionadas en los años 40 y 50 las más cotizadas.

Finalmente en 1970 comenzó a fabricarse el último modelo, que por entonces se diferenciaba poco de otras muñecas de la época. Estaba hecha de vinilo, con ojos durmientes de fibra artificial, boca entreabierta de labios gruesos y el cabello insertado y peinado en una larga melena rubia rojiza o castaña con raya al lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada