domingo, 6 de marzo de 2011

LA ABSENTA

El licor de ajenjo, de sbor amargo, fue excelente tónico, para el sistema nervioso central. Era una bebida y un estupefaciente de moda en los salones parisinos bohemios de finales del siglo XIX. Los escritores y artistas ingerían una bebida llamada ABSENTA que se solía preparar con ajenjo, anís y mejorana.
Rimbaud, Baudelaire, Verlaine y Van Gogh eran los que más apreciaban este licor y se dejaban seducir por esta planta, a la que llamaban "hada verde". No sabían que su uso prolongado engendra un proceso de degeneración del sistema nervioso irreversible (el absintismo). De hecho el poeta Verlaine murió envenenado por esta planta y hoy la absenta es una bebida que está prohibida en muchos países porque crea hábito.
Uno de sus componentes, la absintina, de reconocidos efectos narcóticos y afrodisíacos, es lo que hizo que el pintor Van Gogh, al parecer, fuera otra víctima de su consumo, era un bebedor empedernido de ajenjo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada